prevenir ulceras varicosasLas úlceras varicosas son lesiones cutáneas, dolorosas en la mayoría de los casos, en personas que sufren várices. Se localizan preferentemente en la cara interna de la pierna, a la altura del tobillo.

Hasta hace poco, las heridas debían ser tratadas casi a diario, no se aseguraba su cura y mucho menos la prevención de las úlceras varicosas. Hoy, gracias al desarrollo de la biotecnología y al mejor conocimiento del proceso de cicatrización y de regeneración de tejidos, las úlceras de este tipo se tratan con apósitos especiales que actúan en las diferentes etapas de la cicatrización.

Qué pasaba en general: las heridas se tratan en casa con desinfectantes que no sólo matan las bacterias, sino también las nuevas células. La piel no se regenera nunca, produciéndose una especie de círculo vicioso, porque mientras peor se pone la herida, más desinfectante se le aplica.

Las várices o venas varicosas son venas superficiales dilatadas de las piernas. Su causa precisa se desconoce, pero probablemente se debe a una debilidad en las paredes de las venas superficiales, que puede ser hereditaria. Con el paso de los años, la debilidad hace que las venas pierdan su elasticidad. Se estiran y se vuelven largas y más anchas. Para que puedan caber en el mismo espacio que ocupaban cuando eran normales, las venas agrandadas se vuelven tortuosas, con un aspecto serpeante cuando abultan en la piel.

Además de ser antiestéticas, las várices con frecuencia duelen y hacen sentir las piernas cansadas. Muchas personas, sin embargo, incluso cuando las venas son muy grandes, pueden no sentir dolor.

Se pueden sentir picores en la parte inferior de la pierna y el tobillo, sobre todo cuando la pierna está caliente, como sucede después de quitarse los calcetines o medias.

Sólo un pequeño porcentaje de personas con várices tiene complicaciones, como dermatitis, flebitis o hemorragias. La dermatitis produce una erupción rojiza, con escamas y picores, o bien una zona de color marrón en la parte interna de la pierna, por encima del tobillo. Un rasguño o una herida menor pueden causar una úlcera dolorosa que no se cura.

Tratamiento de las ulceras varicosas

Como las várices no se curan, el tratamiento se dirige sobre todo a aliviar los síntomas, mejorar el aspecto y prevención de las úlceras varicosas y las complicaciones. La elevación de las piernas (Ya sea acostándose o usando un escabel al sentarse) alivia los síntomas de las várices, pero no las evita.

Las medias elásticos comprimen las venas y evitan que sufran estiramientos y heridas. Los pacientes que no desean operarse ni tratarse con inyecciones o que tienen alguna enfermedad que les impide adoptar estos tratamientos, pueden optar por usar medias elásticas.

La cirugía de ulceras varicosas

Su objetivo es extraer la mayor cantidad de venas varicosas posible. Es una intervención larga que frecuentemente se hace bajo anestesia general. Aunque la cirugía alivia los síntomas y previene las complicaciones, el procedimiento deja cicatrices.

Cuanto más extensa es la cirugía, más tiempo transcurre antes de que se desarrollen nuevas várices; sin embargo, la tendencia a desarrollarlas no se elimina.

Cómo prevenir las ulceras varicosas

Existen una serie de practicas y remedios para prevenir o al menos reducir las varices:

  • Caminar a diario. Fortalece los músculos de la pantorrilla, mejorando la circulación venosa.
  • Evitar estar mucho tiempo de pie o con las piernas inmóviles.
  • No usar un zapato ni muy alto ni demasiado plano.
  • No utilizar calor local ni duchas calientes ayuda en la prevención de úlceras varicosas.
  • Usar medias panty especiales para embazaradas, si es el caso.
  • Realizar una visita periódica al especialista vascular.

Categoría:
Etiquetas:

Sobre María Cristina

Siempre me ha gustado todo lo relacionado con la salud y el bienestar personal, convirtiéndose esto no solo en mi medio de vida, también en mi hobbie.

comments powered by Disqus